Aton Graff

[toc]

Anton Graff

Anton Graff fue un pintor suizo conocido por sus numerosos retratos de famosos contemporáneos como Gotthold Ephraim Lessing, Friedrich el Grande y Friedrich Schiller.

Nació el 18 de noviembre de 1736 en Winterthur, Suiza, y murió el 22 de junio de 1813 a la edad de 76 años en Dresde.

  • NOMBRE: Anton Graff
  • NACIONALIDAD: Suizo
  • NACIDO: 18 de Noviembre de 1736 en Winterthur, Confederación Suiza.
  • DEFUNCIÓN: 22 de junio de 1813 (76 años) en Dresde, Reino de Sajonia.
  • ESTILO: Neoclasicismo

Biografía

Anton Graff nació como séptimo hijo del artesano y fundidor de estaño Ulrich Graff y Barbara Graff el 18 de Noviembre de 1736 en Winterthur, Suiza. En un principio, Anton debía aprender la profesión de su padre, pero gracias a la intercesión de un sacerdote se le permitió asistir a la escuela de dibujo de Johann Ulrich Schellenberg de Winterthur durante tres años en 1753.

Después de tres años se fue de Winterthur a Augsburg. Allí trabajó con el grabador Johann Jakob Haid. Sin embargo, tan sólo un año después de su llegada se vio obligado a abandonar Augsburgo. Era demasiado exitoso y los miembros del gremio de pintores locales temían su competencia. Con una carta de recomendación de Haid, Graff se trasladó a Ansbach, donde encontró empleo con el pintor de la corte Leonhard Schneider hasta 1759.

Durante este tiempo conoció las obras de retratistas de renombre como Antoine Pesne (1683-1757), Hyacinthe Rigaud (1659-1743), Jan Kupezky (1666-1740) y Georges Desmarées (1697-1776). Y mejoró su técnica copiando pinturas de las colecciones de Ansbach y Bayreuth.


Retratos, viajes y la Academia de Bellas Artes de Dresde

Graff viajó frecuentemente a Munich para estudiar las pinturas de la Schleissheimer Galerie, donde, por primera vez, entró en contacto con el arte cortesano.

Como viajero hizo numerosas copias de un retrato de Federico el Grande, por el que recibió un benévolo reconocimiento. De vuelta en Augsburgo, en 1759 se hizo amigo del grabador sajón Johann Friedrich Bause (1738-1814), con quien estableció una relación de trabajo a largo plazo. Graff permitió a von Bause reproducir numerosos retratos en aguafuertes y asegurar así una gran distribución de su arte.

En 1764. el pintor, se quedó temporalmente en Regensburg. Tras realizar una serie de retratos en miniatura pudo fortalecer aún más su reputación como retratista solicitado. A esto le siguió una corta estancia en Winterthur y más tarde en Zurich con Salomon Gessner.

Fue allí donde recibió una invitación de Christian Ludwig von Hagedorn, el recién nombrado Director de la Academia de Arte de Dresde. Graff asumió el cargo de maestro de pintura de retratos y pintor de la corte para el Elector de Sajonia.

-_Heinrich_XIII,_Graf_Reuss_-
- Heinrich XIII. Graf Reuss 1775 -

Anton pensó que no era lo suficientemente bueno para trabajar para la corte principesca de Sajonia. Para enseñar a Hagedorn una musetra de su talento, le envió un autorretrato a Dresde, que llegó el 16 de enero de 1766. El 7 de abril de 1766, Graff llegó a Dresde donde permaneció hasta su muerte.

En 1781, 1786, 1796 y de nuevo en 1811 fue a Suiza para estancias cortas y volvió a visitar varias veces a Salomón Gessner en Zúrich.

Anton Graff, el retratista preferido de la burguesía

-Anton_Graff_Töchter_des_Johann_Julius_von_Vieth_und_Golssenau-
- Retrato de las hijas de Johann Julius von Vieth und Golssenau y de su esposa Johanna Juliane 1775 -

El maestro retratista no se sentía cómodo en la corte sajona ni en términos artísticos ni sociales. Buscaba el contacto con la baja nobleza y la burguesía y de estos círculos recibió principalmente sus encargos. Intelectuales, funcionarios públicos, artistas,  comerciantes y sus familias se convirtieron en sus modelos.

Probablemente fue a través de Bause que Graff entró en contacto con el librero y editor de Leipzig Philipp Erasmus Reich en 1769. Esta relación se convirtió en una amistad que iba a ser de fundamental importancia para el artista. Reich buscaba un retratista adecuado para la colección planificada de retratos de sus amigos ilustres.

El editor encontró su idea del hombre en el arte de Graff, y consiguió ganárselo para convertirlo en su colaborador más importante. Poco a poco, la corte sajona encontró el gusto por sus obras, que se exhibían anualmente en la exposición de la Academia en Dresde.

Graff realizó la mayoría de sus pinturas en la ciudad de residencia, pero también viajó regularmente a Leipzig y Berlín, donde se formó una clientela considerable. Ya con motivo de su primera visita a Berlín en 1771 hizo retratos de Moses Mendelssohn, Gotthold Ephraim Lessing, el filósofo y esteticista de Winterthur Johann Georg Sulzer y muchos otros.

El maestro realizó retratos de casi 1.000 de sus contemporáneos y fue el principal retratista de Alemania a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Graff fue también el principal retratista de poetas alemanes entre la Ilustración y los primeros períodos románticos. Muchos de ellos eran también sus amigos, como Johann Wolfgang von Goethe, a quien conoció en Dresde en 1768.

-Anton_Graff_Federico_el_grande_rey_de_Prusia-
- Federico el Grande de Prusia 1786 -

Anton Graff se convirtió en el retratista favorito de la nobleza alemana, rusa, polaca y báltica. Entre otros, retrató a Stanislaw Kostka Potocki. Entre sus clientes más importantes se encontraron Catalina la Grande de Rusia y Federico el Grande de Prusia.

Aunque Federico el Grande de Prusia nunca posó para Graff, el pintor obtuvo la autorización para ver el desfile de las tropas en 1781. Esto le dio la oportunidad de estudiar la fisonomía del Rey y esta fue la base para pintar el retrato que se convertiría en su obra maestra.

Estilo

Anton_Graff_Bildnis_Elisa_von_der_Recke_1797
- La poetisa Elisa von der Recke 1797 -

Mientras pintaba un retrato, siempre enfocaba la luz en la cara de la persona, excepto cuando la modelo era una dama. En esos retratos también se centraba en el escote de la mujer.

Graff era un maestro de luz y sombra. Su modelo a seguir en este contexto fue Ján Kupecký, cuyas obras estudió en las colecciones de Ansbach. En comparación con la tranquilidad de las damas, los caballeros en sus retratos a menudo parecen serios y reservados.

También sabía pintar vestidos y cortinas de diferentes materiales y colores de una manera natural. Su modelo en este campo fue el pintor de la corte francesa Hyacinthe Rigaud. Se puede observar su técnica para plasmar los tejidos en el retrato que realizó en 1766 de Elisabeth Sulzer, a la que retrató en un vestido de seda azul con encajes de plata y cuello y bordes de piel.

Vida personal, matrimonio y familia

A través de Reich conoció a la hija de Sulzer, Elisabetha Sophie Augusta, con quien se casó el 16 de octubre de 1771.

La pareja tuvo 5 hijos. La primera hija, Johanna Catharina Henrietta, murió el mismo año en que nació, en 1772. Otra hija nació en 1779 y murió pocos meses después. Su segundo hijo, Georg, murió en 1801. De sus dos hijos sobrevivientesde Carl Anton se convirtió en paisajista y su hija Caroline Susanne se casó con el pintor Carl Ludwig Kaaz (1773-1810).

Las conexiones que hizo en la década de 1760 ayudaron a Graff a estar constantemente activo, lo que resultó en prosperidad material.

-Anton_Graff_Elisabeth_Sulzer-
- Retrato de Elisabeth Sulzer 1766 -

En 1783 se convirtió en miembro honorario de la Academia de Arte de Berlín y en 1812 de las Academias de Arte de Viena y Munich. Cultivó una intensa amistad con algunos de sus compañeros pintores. Tuvo una viva correspondencia con el grabador polaco Daniel Chodowiecki (1726-1801); con el pintor y grabador Adrian Zingg de St. Gallen, que también enseñaba en Dresde, practicó el dibujo de paisajes a pie por la Suiza sajona. Así comenzó a pintar paisajes puros a una escala modesta, lo que tuvo una influencia decisiva en el romanticismo temprano de Dresde.

A pesar de la disminución de la vista, continuó trabajando sin problemas hasta una edad avanzada. Después de la muerte de su esposa, se sintió cada vez más solo y, un año después de ella, murió de fiebre tifoidea en medio de la confusión de las guerras de liberación en Dresde.

Obras más representativas

Graff_Anna_Dorothea_von_Medem
- Retrato de Anna Dorothea von Medem 1791-

Anton Graff fue un artista prolífico. Pintó unos 2.000 cuadros y dibujos. Sus pinturas, especialmente los retratos, son muy solicitados. Muchos de ellos se encuentran en museos y colecciones privadas en Suiza (Museum Oskar Reinhart), Alemania (Staatliche Kunstsammlungen Dresden), Rusia (Hermitage Museum), Estonia (Kadriorg Palace, Tallin) y Polonia (National Museum, Warsaw).

Su trabajo lo convirtió uno de los retratistas más importantes de su época. Su gran producción, que aún hoy fascina, aportó a la posteridad un destacado panóptico de las personalidades de su tiempo.Y, aunque no fue el fundador de una escuela en el verdadero sentido de la palabra, la burguesía hizo suya la representación de la individualidad a través de su arte.

A diferencia de su obra temprana y madura, que apenas está sujeta a cambios estilísticos, sus obras posteriores muestran un trazo de pincel algo más amplio y escamoso, que se debe en parte a la disminución de la visión del pintor.

Graff jugó un papel importante en la actualización de su tema a un género burgués. Consiguió liberar el retrato, en el sentido de la iluminación, de regulaciones externas como el origen, los ingresos y el estatus social de los modelos. La atención se centró sobre todo en la apariencia no adulterada de un ser humano, que según la concepción de la época -especialmente en los escritos de Sulzer- podía reconocerse principalmente en los rasgos faciales como portadores de la expresión pura.

El aprendizaje en Winterthur y el ambiente burgués de Augsburgo convirtieron al pintor en un retratista concienzudo que intentaba caracterizar a las personalidades lo más fielmente posible.

Sólo con Schneider en Bayreuth conoció pinturas originales de importantes pintores y profundizó así en su conocimiento del arte contemporáneo. Jan Kupezky, el bohemio, probablemente dejó la impresión más fuerte. Graff aprendió de él a limitarse a lo esencial para enfatizar al individuo.

También se dio cuenta de lo importante que era tener una dirección de iluminación exacta y sencilla. Kupezky utilizó casi exclusivamente un fondo monocromo, una única fuente de luz dirigida al rostro y la concentración de la expresión pictórica en el motivo. Todos estos elementos están presentes en sus comienzos en el autorretrato (1765), que Graff envió a Christian Ludwig von Hagedorn en Dresde.

Sin embargo, fue sólo en colaboración con Philipp Erasmus Reich que pudo perfeccionar su arte hasta tal punto por medio de los retratos de los eruditos que también correspondieron a los ideales estéticos de la Ilustración. El arte de Graff se caracterizó por aplicar sus conocimientos a cada persona de una manera apropiada. Utilizando medios artísticos, añadió los rasgos individuales a una unidad inconfundible y acercó el espectador al espectador.

Sus retratos reflejan un nuevo nivel de autoconfianza burguesa, la convicción de que la individualidad es propiedad de todas las personas, independientemente de su origen o tipo.

Portrait of the Landscape Painter Carl Anton Graff
- Retrato del pintor paisajista Carl Anton Graff 1809 -

¿Te ha gustado este artículo?. Si es así, por favor, comparte y ayudanos a que llegue a más gente.