Pintura de historia

El llamado g√©nero pict√≥rico ‚Äúpintura de historia‚ÄĚ o ‚Äúpintura hist√≥rica‚ÄĚ, trata de representar escenas de eventos de la historia religiosa y de la historia antigua o contempor√°nea. Pod√≠an ser acontecimientos recientes en aquel momento, as√≠ como acontecimientos mitol√≥gicos egipcios, romanos, o griegos.

De esta manera, se intentaba representar una idea o una historia en el cuadro. Es decir, que no simplemente se trataba de ilustrar una escena, sino que también se buscaba narrar una historia valiéndose de figuras humanas, animales, objetos, etc. Además, las pinturas de historia tenían por objetivo resaltar el valor moral del acontecimiento y el personaje representado.

Al ser cuadros de grandes dimensiones, usualmente, decoraban los espacios p√ļblicos, edificios de gobierno o palacios. Por esto, la pintura de historia se consider√≥ el g√©nero m√°s importante tradicionalmente.

Convertida en un g√©nero superior, donde los artistas deb√≠an esforzarse por destacar, con el fin de ganar reconocimiento, favor del p√ļblico o el ingreso en las academias de pintura. Para lograr una pintura efectiva, el pintor deb√≠a tener conocimientos de otros g√©neros, como el retrato o el paisaje. As√≠ como nociones de historia, literatura y religi√≥n.

Evolución de la pintura de historia

Inicialmente, el tema religioso predominó en la pintura de historia, especialmente en la edad media occidental. Sin embargo, en el renacimiento, se comenzaron a valorar otros tipos de temas no relacionados a la religión.

Artistas como Leonardo Da Vinci, teniendo como ejemplo su cuadro ‚ÄúLa batalla de Anghiari‚ÄĚ, el cual, se trata de una pintura al fresco que se realiz√≥ en el muro del Sal√≥n de los Quinientos ubicado en el Palazzo Vecchio en Florencia. Esta pintura representaba caballeros y caballos en movimiento, luchando por un estandarte con el s√≠mbolo de la ciudad de Florencia.

Otro artista, que se atrevi√≥ a adentrarse a otros temas, fue Sandro Botticelli. Una de sus obras m√°s destacables es ‚ÄúHistoria de Nastaglio degli Onesti‚ÄĚ.

Posteriormente, la pintura hist√≥rica continu√≥ desarroll√°ndose en el periodo barroco. Siendo utilizada principalmente por la monarqu√≠a espa√Īola.

Durante este periodo, algunos pintores como Diego Vel√°zquez o Pedro Pablo Rubens, realizaron encargos sobre temas de batallas y religiosos. Gran parte de sus pinturas se vieron influenciadas por las peticiones de la monarqu√≠a y nobleza espa√Īola.

Durante el neoclasicismo, movimiento estético que surge en el siglo XVIII, se ofreciió a la pintura de historia un tratamiento bastante destacado. Con pintores que tuvieron gran repercusión, como el francés Jacques-Louis David.

Aunque de Jacques-Louis David podemos destacar su cuadro ‚ÄúJuramento de los Horacios‚ÄĚ referente a la antig√ľedad grecorromana. Sus mayores obras se produjeron durante la Revoluci√≥n francesa, representando temas hist√≥ricos de aquel momento. Por ejemplo, la pintura ‚ÄúLa muerte de Marat‚ÄĚ que se convirti√≥ en uno de los cuadros m√°s famosos de la revoluci√≥n francesa.

La pintura de historia en el siglo XIX

Tras el periodo de desarrollo del neoclasicismo, y durante los acontecimientos de la revolución francesa y el siglo XIX. El género de pintura histórica, se inclinó y marcó como objeto principal la representación de héroes, que en su mayoría eran masculinos.

Durante este siglo XIX se comenzó a desarrollar la pintura de historia mezclada con la pintura de género (representaciones de escenas de la vida cotidiana). Es decir, que grandes acontecimientos se veían complementados con escenas de la vida cotidiana de grandes hombres. O las escenas cotidianas se enmarcaban en ambientaciones históricas.

Los artistas intentaban transmitir un mensaje tanto moral como instructivo para la vida cotidiana.

De esta manera, se comenzaron a tratar eventos de la vida cotidiana. Por ejemplo, la pintura ‚ÄúEntierro en Ornans‚ÄĚ realizada por el pintor franc√©s Gustave Courbet. Con la que, un acontecimiento ‚Äúbanal‚ÄĚ como fue denominado por los cr√≠ticos de arte, se le trat√≥ como una pintura de historia, provocando esc√°ndalo e indignaci√≥n.

En el cuadro, se ve reflejado un entierro, siendo mal recibido por los críticos en aquel entonces, por representar un evento tan popular con tal seriedad. Esta pintura fue importante y el punto de partida para el nacimiento del verdadero realismo (movimiento pictórico).

Con el pasar de los a√Īos, a finales del siglo XIX, este g√©nero se fue desarrollando hasta dar paso al modernismo, que fue una corriente de renovaci√≥n art√≠stica durante el fin del siglo XIX y principios del siglo XX.

Como el género de pintura de historia era el favorito de las academias de pintura. Muchos movimientos surgieron como un rechazo a los temas históricos, especialmente los movimientos vanguardistas de la pintura contemporánea. En el siglo XX. Los temas de la vida cotidiana o los paisajes, se conviertieron en los preferidos de los pintores realistas e impresionistas, dejando el género histórico (que era un género superior) en segundo plano.

Características de la pintura de historia

El aspecto principal por lo que se caracteriza la pintura hist√≥rica, es por representar un acontecimiento de la historia, con una escena que sea capaz de dotar de narrativa propia a la pintura. Expresando en s√≠, la perspectiva del pintor con respecto a su entorno, periodo, o acontecimientos de la antig√ľedad. Transmitiendo una interpretaci√≥n moral, intelectual o de la vida.

Otra de las caracter√≠sticas, es que son cuadros de grandes dimensiones, por eso, se utilizaban para la decoraci√≥n de lugares p√ļblicos, muros grandes o edificios de gobierno, entre otros.

El rapto de las Sabinas - Jacques Louis David 1799
‚Äď El rapto de las Sabinas ‚Äď Jacques Louis David 1799
Fuente: Wikimedia.org, Museo del Louvre [Public domain]

Por otro lado, los colores solían ser sobrios, el tratamiento de la pintura solía ser detallado, especialmente en la vestimenta de los personajes y los objetos que se utilizaban en la representación de la escena.

Habitualmente, los artistas para representar una escena se tomaban muchas libertades. Es decir, que el acontecimiento no necesitaba ser representado exactamente como hab√≠a ocurrido. Lo importante era transmitir la idea del acontecimiento o evento que se estaba representando. Que, este realmente narrara la historia del mismo, dejando un mensaje para el p√ļblico o espectador. Por esto, era un g√©nero muy alabado por la academia.

Tipos de pintura de historia

A lo largo de la historia, la pintura hist√≥rica a evolucionado seg√ļn los acontecimientos, corrientes, eventos y t√©cnicas de cada pintor. Es por ello, que no se puede englobar este g√©nero en un solo estilo.

De hecho, existen diferentes clases de pinturas o cuadros de historia, dependiendo del tema de origen que se representa. Por ejemplo, el artista podía representar acontecimientos clásicos o contemporáneos, también representar eventos literarios, del pasado cercano o alegóricos. De esta manera, se encuentran diferentes clases de cuadros dentro de la pintura de historia.

Pintura de historia religiosa

La pintura religiosa tiene una gran relación con la pintura de historia, ya que, en un principio, el objetivo principal de este género, era representar escenas con una moral religiosa.

Se tomaban escenas, donde representaban el antiguo y nuevo testamento de la biblia. Tambi√©n, se representaban la vida de algunos santos, as√≠ como la vida de Jes√ļs, la virgen Mar√≠a madre de Jes√ļs y figuras religiosas importantes. De este modo, al representar estos personajes en acontecimientos religiosos se pretend√≠a dar una lecci√≥n moral al espectador, honrando tambi√©n la biblia.

Con respecto a la representación en la pintura, por ejemplo, los santos era usual que fueran representados con sus atributos o iconografía. Es decir, que se representaban con las figuras u objetos identificativos propios de cada personaje, como rasgos físicos, incluyendo edad, sexo, canas, barba o no, etc. También, su tipo de vestimenta, objetos o animales.

Sin embargo, aunque los pintores integraban todos estos rasgos identificativos en los personajes, se requiere cultura o conocimiento por parte del espectador para una correcta interpretación de las obras.

Pintura mitológica

La pintura mitol√≥gica pertenece al subg√©nero de la pintura de historia, ya que, en la antig√ľedad la mitolog√≠a fue uno de los temas m√°s utilizados en el g√©nero superior hist√≥rico.

En estas obras se representaban escenas o personajes mitológicos, especialmente de la mitología grecorromana. Siendo uno de los temas artísticos más utilizados dentro del género de pintura histórica.

Al igual que ocurría en la pintura religiosa al representar los santos, se representaban a los dioses clásicos de la mitología con una característica o atributo que los identificaba. El ejemplo más usual, es la representación de Zeus, quien se ilustra como un hombre con barba y cabello blancos y un rayo.

Pintura alegórica

El t√©rmino ‚Äúalegor√≠a‚ÄĚ se traduce como ‚Äúfiguradamente‚ÄĚ, de su definici√≥n, podemos deducir que la pintura aleg√≥rica trata de representar una idea utilizando figuras humanas, animales u objetos cotidianos. Es decir, que intenta dar una imagen a lo que no tiene imagen, dando forma y haciendo visible lo que es a√ļn conceptual.

La pintura hist√≥rica, ten√≠a un sentido moral, para representar virtudes humanas como, por ejemplo, la ‚Äúfortaleza‚ÄĚ o la ‚Äújusticia‚ÄĚ. Representando, estas virtudes de forma simb√≥lica.

El perfecto ejemplo de esto, es la representación de la justica, la cual, se ilustra como una mujer ciega con una espada y con una balanza. Por otro lado, también, existe una variante que combina acontecimientos de la historia reales, con objetos y elementos simbólicos y alegóricos.

Pintura de historia basada en relatos literarios

La pintura literaria, tiene relaci√≥n con la pintura mitol√≥gica. Ya que, aunque se realizaban pinturas basadas en diversos temas litearios, muchas de las obras narraban historias de la antig√ľedad grecorromana.

Algunos de los textos que inspiraron la creaci√≥n de pinturas para este g√©nero, fueron sobre todo las obras del dramaturgo William Shakespeare. Tambi√©n, poemas de Henry Wadsworth o Lord Tennyson. De igual manera, se incluyeron cl√°sicos, como el relato de ‚ÄúAlicia en el Pa√≠s de las Maravillas‚ÄĚ del escritor brit√°nico Lewis Carroll.

Ejemplos de pinturas de historia

Las obras de pinturas de historia son muy variadas, dependiendo de los subg√©neros que ya mencionamos y definimos. Adem√°s, seg√ļn el periodo donde se encontraba el artista y la corriente de la cual pertenec√≠a.

Es por ello, que queremos mencionar diferentes obras importantes que han surgido a lo largo de la historia.

La f√°bula de Aracne

Esta es una obra del pintor espa√Īol Diego Vel√°zquez (unos de los mayores exponentes de la pintura barroca), esta pintura tambi√©n es popularmente conocida como ‚ÄúLas hilanderas‚ÄĚ.

Pintura de historia, las hilanderas de vel√°zquez
‚Äď La f√°bula de Aracne ‚Äď Diego Vel√°zquez 1656
Fuente: Wikimedia.org, Museo del Prado [Public domain]

El cuadro, representa cinco mujeres (hilanderas) en una sala, donde preparan lanas. A la derecha, la mujer que viste una blusa blanca es una transposición de una de las figuras de la bóveda de la capilla Sixtina. Y, en el fondo aparecen otras tres mujeres en un tapiz, que se encuentran elegantemente vestidas, refiriéndose a una escena mitológica.

Durante mucho tiempo se consider√≥ esta pintura como una pintura de g√©nero, debido a ser una escena de mujeres en una jornada de trabajo. Sin embargo, gracias a los significados presentes en la pintura y su ambig√ľedad, teniendo un simbolismo mitol√≥gico, termin√≥ consider√°ndose una pintura de historia.

Por otro lado, los colores que utiliza el pintor son monocromáticos (tonos ocres óxidos y tierras), usando capas de pintura finas y diluidas.

La fragua de vulcano

Esta también es una pintura de Diego Velázquez, que fue elaborada por la iniciativa del pintor. La escena de esta obra se encuentra representada en la penumbra de un taller, que es iluminado por una chimenea, donde predominan los colores terrosos (algo característico de Velázquez).

En el taller, interrumpe el dios del sol, quien irradia luz de la cabeza y del manto amarillo que lleva. Adem√°s, a la izquierda es visible un fragmento de cielo, con el cual, el artista representa dos mundos, el subterr√°neo y el celeste. Dando a entender que se tratan de Apolo y Vulcano.

Pintura de historia la fragua de vulcano
‚Äď La fragua de Vulcano ‚Äď Diego Vel√°zquez 1630
Fuente: Wikimedia.org, Museo del Prado [Public domain]

Esto, también se ve reflejado en la representación del personaje rubio siendo Apolo, con una corona de laurel (coronado como el dios de la poesía). Y Vulcano, que se ve reflejado en los hombres trabajadores, con la piel curtida por el esfuerzo.

Ciertamente, esta obra ha ofrecido diferentes interpretaciones, ya que, el tema tenía muy poca iconográfica, carecía de simbología y atributos para identificar los personajes que se debían representar.

La historia trata de lo reflejado en el poema ‚ÄúLa metamorfosis‚ÄĚ del poeta romano Ovidio. Cuando, Apolo (el dios sol ‚Äúel que todo lo ve‚ÄĚ), le revela al herrero Vulcano la noticia de adulterio de Venus con Marte. A lo que, el herrero se ofende al escuchar tal noticia, y pierde el control de s√≠ mismo.

La libertad guiando al pueblo

Esta pintura es una de los m√°s famosos de la historia, ya que cuenta un momento de la revoluci√≥n francesa del d√≠a 28 de julio de 1830. Es un cuadro pintado por el artista franc√©s Eug√©ne Delacroix, exactamente en el a√Īo 1830. Actualmente, se encuentra conservado en el Museo del Louvre de Paris.

El pintor representa la escena en la que el pueblo de Paris decide levantarse y luchar contra el rey Carlos X de Francia. Debido a que el rey había decretado suprimir el parlamento (órgano legislativo, representativo y colegiado). Además, tenía la intención de restringir la libertad de prensa.

Fueron tan grandes los disturbios que realmente no existe un √ļnico h√©roe, l√≠der o cabecilla. Por lo que, el pintor representa en su cuadro a la ‚ÄúLibertad‚ÄĚ, reflejada como una mujer muy hermosa, quien conduce al pueblo.

La libertad guiando al pueblo, Eugéne Delacroix
‚Äď La libertad guiando al pueblo ‚Äď Eug√©ne Delacroix 1830
Fuente: Wikimedia.org, Museo del Louvre [Public domain]

En el lienzo, se observa a la libertad alegorizada portando la bandera de Francia. Junto a ella, se encuentra una masa de personas de distintas clases, alta, medio y baja. Dándo a entender al espectador que la revolución unió a las clases sociales.

De esta manera, el pintor representa al burgu√©s como un hombre con un sombrero de copa, empu√Īando un fusil. Por otro lado, un hombre andrajoso que se encuentra herido pidiendo clemencia por Francia. Realmente, es una escena en la que el espectador se siente arrastrado por la uni√≥n y la energ√≠a de la multitud.

Fuentes:

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182013000100008
https://es.wikipedia.org/wiki/Pintura_de_historia
https://www.artehistoria.com/es/contexto/la-pintura-religiosa

La imagen principal del art√≠culo corresponde a la obra ‚Äď La rendici√≥n de Breda ‚Äď de Diego Vel√°zquez 1634.
Fuente: Wikimedia.org [Public domain]

Deja un comentario