Retrato

El término retrato se refiere a la representación de la figura de una persona, bien sea en pintura o escultura, este define o retrata los rasgos y características de dicha persona.

En la pintura, el retrato pictórico es un género de pintura, en el que se ilustra la apariencia externa o visual de un modelo. Usualmente, se representan seres humanos, pero en algunos casos pueden ilustrarse animales.

Aunque, com√ļnmente, los retratistas trabajan bajo encargo, o inspirados en personas particulares o p√ļblicas. Cuando el autor decide pintarse as√≠ mismo, se denomina autorretrato.

En principio, se retrataba a los ricos y poderosos. Sin embargo, poco a poco, el retrato se fue difundiendo entre la clase media, con encargos para familiares o colegas.

El género, también, fue evolucionando con respecto a la técnica. Para lograr un retrato bien efectuado, los artistas buscaban no solo plasmar la apariencia externa, sino también, tratar de representar el significado interno y la esencia del protagonista.

Arist√≥teles, mencion√≥ que ‚Äúel objetivo del arte era presentar el significado interno de las cosas, ya que, esto contribu√≠a a la autentica realidad‚ÄĚ, realidad que buscaba reflejar un retrato.

Sin embargo, durante mucho tiempo, la rigidez imper√≥ en el g√©nero, y la √ļnica expresi√≥n permitida era, c√≥mo mencion√≥ Edward Burne-Jones, ‚Äúla expresi√≥n del car√°cter‚ÄĚ

La idea principal era, retratar a la persona sin ninguna expresión efímera, temporal o accidental. Lo que daba como resultado, una apariencia muy seria con una mirada fija y los labios algo apretados.

Algunas veces se encontraban retratos pict√≥ricos que mostraban una ligera sonrisa. Como lo es el cuadro de ‚ÄúLa mona lisa (la Gioconda)‚ÄĚ del pintor italiano Leonardo da Vinci.

El retrato a través de la historia

El retrato realmente, surge de la necesidad o impulso que posee el ser humano de retratar o describir a una persona en concreto. Realmente, es un rasgo que surge espontáneamente y de manera ingenua. Es por ello, que podemos encontrar retratos desde la era prehistórica.

En la pintura de las civilizaciones antiguas como Egipto, se utilizaban frecuentemente este tipo de representaciones, para, retratar a sus gobernantes o retratar a sus dioses. Sin embargo, estos no eran retratos realistas, ya que, no se detallaba las características físicas del personaje (los sujetos eran representados de manera estilizada y retratados de perfil).

También, en Roma existían otras manifestaciones de retratos de personas particulares funerarios. Gracias a los escritos de Gayo Plinio Segundo, conocido también como Plinio el Viejo, podemos conocer que el arte o pintura retratista era muy bien conocida en la Antigua Grecia.

Plinio menciona que el arte que lograba retratar genuinamente a las personas hab√≠a desaparecido, ya que, las caracter√≠sticas de los sujetos no eran reales. Los ojos presentaban un tama√Īo muy grande, y la calidad y habilidad variaba demasiado seg√ļn cada pintor.

M√°s tarde, en la edad media, el retrato tambi√©n aparece en piedras funerarias y en manuscritos iluminados. Un ejemplo, es el autorretrato de Hildegarda de Bingen en el ‚ÄúC√≥dice de Wiesbaden‚ÄĚ. Bingen fue una escritora, abadesa, filosofa, profetisa, m√≠stica, y compositora alemana.

Por otro lado, las primeras pinturas, que se crearon en la baja edad media eran exclusivamente alusivas a la representaci√≥n de una persona. Se realizaban de perfil, al estilo de medallas.√Čstas deb√≠an cumplir ciertos requisitos, como saber c√≥mo representar al protagonista de forma realista, exaltando sus virtudes y ocultando en mayor medida sus defectos.

El retrato de perfil en el siglo XV

Al inicio, habíamos mencionado que las primeras representaciones del retrato fueron realizadas por los egipcios. Quienes realizaban los retratos de perfil, sin embargo, eran representados de forma no muy realista y muy estilizados.

Sin embargo, en el siglo XV, aunque se continuó usando el retrato de perfil, se buscaba ser más realista, tratando de exaltar al personaje, resaltando sus virtudes y sus mejores cualidades.

Es por ello, que cuando se representaba a un personaje célebre, era necesario que la elección de la pose, la expresión, la composición enfatizaran en gran medida las cualidades, el rango intelectual y social del protagonista. Además, siempre se buscaba que se le pudiera reconocer de manera instantánea.

Los retratos de los artistas del Norte de Europa, comenzaban a ser más realistas, gracias a la utilización de la técnica de pintura al óleo, que en aquel entonces era una técnica nueva. El óleo, permitía pinceladas más finas, y, además, crear matices. Mientras, al Sur de Europa se continuaba utilizando la técnica del temple.

Retrato matrimonio arnolfini de Jan van Eyck
‚Äď Matrimonio Arnolfini ‚Äď Jan van Eyck 1434
Fuente: Wikimedia.org, [Public Domain]

Por esta razón, los pintores del Norte de Europa jugaron un poco más con las diferentes perspectivas del personaje. Abandonando el perfil y optando el medio perfil. representando a la persona mirando al espectador, con sus manos visibles en algunos. Se trataba de cuadros con un volumen y una perspectiva más realistas.

Entre los primeros pintores que utilizaron esta t√©cnica podemos encontrar a Jan van Eyck, pintor flamenco. Una de sus obras m√°s reconocidas, es el ‚ÄúMatrimonio Arnolfini‚ÄĚ, que se trata de un retrato en pareja, realizado el a√Īo 1434.

En el cuadro se representa al mercader Giovanni Arnolfini, junto a su esposa embarazada Giovanna Cenami. La pintura tiene una gran carga simbólica, mostrando a la pareja de pie en su alcoba. Giovanni Arnolfini bendice a su esposa, quien le da su mano derecha y apoya su otra mano sobre el vientre.

En el renacimiento

En este periodo, se desarroll√≥ a√ļn m√°s el retrato, resurgiendo y renov√°ndose como un tema independiente. Asumiendo un papel bastante importante en el renacimiento. Y alcanzando un nuevo equilibrio y armon√≠a, siendo considerados genios a artistas como Leonardo Da Vinci, Miguel √Āngel o Rafael Sanzio. Muy valorados por parte de la nobleza y la iglesia.

De hecho, en la nobleza, sobre todo florentina y milanesa, era un simbolo de distinción poseer los retratos más realistas posibles, por lo que buscaban el trabajo de estos grandes maestros.

Muchos grandes artistas se dedicaron al g√©nero, y durante este periodo podemos encontrar obras de pintores como Domenico Ghirlandaio, Piero della Francesca y Tiziano, entre otros. El m√°s destacado fue Leonardo Da Vinci, quien se encontraba entre los primeros pintores que a√Īadi√≥ un valor simb√≥lico y aleg√≥rico a sus retratos.

Una de las características más importantes de los pintores italianos, era que representaban a sus modelos de medio cuerpo, con trajes sobrios y poses solemnes.

El perfecto ejemplo de esto, es la famosa obra ‚ÄúLa Gioconda (La Mona Lisa)‚ÄĚ. Cuadro donde se representa a Lisa Gherardini, una noble florentina de la familia Gherardini. Encargo realizado por su esposo a Da Vinci.

Retrato de la Mona Lisa de Da Vinci
‚Äď La Mona Lisa ‚Äď Leonardo Da Vinci 1503 a 1516
Fuente: Wikimedia.org, [Public domain]

Tambi√©n, se convirti√≥ en una caracter√≠stica de este periodo a√Īadir asimetr√≠a al rostro con el uso de detalles sutiles, como una sonrisa, y una correcta iluminaci√≥n del rostro. De hecho, Da Vinci, aconsej√≥ sobre c√≥mo aplicar la luz en la pintura de retrato, y mencion√≥, que el nivel alto de luz junto con la sombra le daban un mayor relieve y profundidad a la cara.

Sin embargo, cuando hablamos de ‚ÄúLa Mona Lisa‚ÄĚ cabe destacar el valor psicol√≥gico agregado por el autor. Ese peque√Īo detalle, la sutil sonrisa de la Gioconda (entendida como un dominio entre las emociones y el control del cuerpo), ha provocado una cantidad incontable de teorias a lo largo de los a√Īos, y la b√ļsqueda de secretos y misterios imposibles.

Durante el barroco o rococó

En este movimiento, que ocupó los siglos XVII y XVIII, la pintura de retrato obtuvo una mayor importancia, especialmente para representar y documentar el estatus social y la posición de una persona o un grupo de personas. Esto se debió, fundamentalmente, a que la sociedad estaba cada vez más dominada por la burguesía.

Los pintores que m√°s se destacaron durante este periodo fueron Anton van Dyck, pintor flamenco y Pedro Pablo Rubens, pintor alem√°n. El autoretrato que realiz√≥ Rubens con su primera esposa, en el a√Īo 1609, es un ejemplo magistral de los retratos en pareja.

Autorretrato de Rubens y su primera esposa
‚Äď El artista y su primera esposa, Isabella Brant, en Honeysuckle Bower ‚Äď Pedro Pablo Rubens 1609 a 1610
Fuente: Wikimedia.org, [Public Domain]

El estudio de Rubens fue uno de los m√°s grandes de su √©poca, siendo empleado por artistas que pintaron diferentes g√©neros, como bodeg√≥n, escenas de g√©nero o paisajes. Uno de los pintores que estudi√≥ durante a√Īos all√≠, fue Van Dyck.

Aunque Rubens fue el primer pintor en ser empleado por el Rey Carlos I de Inglaterra, mas tarde, empleó a Van Dyck como su pintor de corte, lo nombró caballero y le confirió el estatus cortesano.

Desde ese momento, Van Dyck se especializó en el retrato cortesano. E introdujo diferentes elementos de encuadre, utilizando figuras y personajes externos como caballos o pajes.

Otra de las innovaciones que surgió en el barroco, fue el desarrollo y la mejora de la representación de las expresiones faciales, mejorando la transmisión de las diferentes emociones de la persona.

Adem√°s, en el a√Īo 1586 se public√≥ el libro de ‚ÄúLa fisionom√≠a humana‚ÄĚ, que se convirti√≥ en una gu√≠a para los artistas del barroco. Con esta informaci√≥n, los pintores pudieron aumentar sus conocimientos sobre la representaci√≥n de las expresiones del rostro humano.

Tambi√©n, se produjeron en gran n√ļmero los retratos de grupo o colectivos. Un ejemplo de esto, es el cuadro ‚ÄúBanquete de los arcabuceros de San Jorge de Haarlem‚ÄĚ del pintor holand√©s Frans Hals, precursor de este g√©nero en los Pa√≠ses Bajos.

El retrato en el siglo XIX

Durante el siglo XIX, los artistas franceses como Jean Auguste Dominique Ingres y Jacques-Louis David, demostraron ser maestros en este género. También se introdujo el elemento del espejo en los retratos, con el fin de retratar la vista trasera de la persona.

Tras la primera mitad de siglo, los artistas rom√°nticos buscaron su inspiraci√≥n en mujeres hermosas e influyentes. Mientras que pintores como Eug√®ne Delacroix, elaboraban piezas √ļnicas, con una iluminaci√≥n dram√°tica. Otros como el espa√Īol Francisco Goya, llegaron a pintar las obras m√°s provocativas y buscadas de aquella √©poca. Entre ellas se encuentra la pintura ‚ÄúLa maja desnuda‚ÄĚ

Retrato de la maja desnuda de Goya
‚Äď La maja desnunda ‚Äď Francisco Goya 1800 (Museo del Prado)
Fuente: Wikimedia.org, [Public Domain]

Obra donde el pintor espa√Īol, retrata el cuerpo entero de una mujer muy hermosa. Que se encuentra recostada en un lecho, mirando directamente al espectador.

Lo que provoca la mayor sensualidad de la pintura es que se trataba de una mujer real, que era contemporánea del pintor. No se trataba de un desnudo mitológico. Por esta razón, se convirtió en un cuadro muy solicitado.

Los pintores realistas de este siglo, comenzaron a elaborar retratos que representaban a personas de clase media o baja. Estos realistas dieron paso a los impresionistas en los a√Īos 1870. Pintores como Claude Monet (pintor franc√©s, uno de los creadores del impresionismo) y Pierre-Auguste Renoir (pintor franc√©s impresionista), utilizaron de modelos para retratos a sus amistades y hasta familiares.

Sin embargo, en consecuencia al desarrollo de la fotografía, muchos modernistas comenzaron a frecuentar estudios de fotografía para hacer sus retratos.

Al ser una opci√≥n m√°s econ√≥mica y r√°pida, la fotograf√≠a suplant√≥ en gran medida la pintura de retrato. Y, aunque algunos artistas la consideraran como una herramienta enemiga. Artistas realistas como Eakins y Degas, la consideraban como una herramienta √ļtil para realizar sus composiciones.

Durante el siglo XX

Como comenzó a verse en el siglo XIX, con la aparición de la fotografía, los artistas ampliaron sus posibilidades con respecto al retrato. Buscando dificultades en la visualización y tomando el color y las formas como el principal objetivo de estos.

El perfecto ejemplo de esto, son las obras del posimpresionista Vincent van Gogh, quien utilizaba remolinos de color. La mayoría de sus autorretratos reflejan muy bien su técnica.

Por otro lado, los pintores expresionistas, también propusieron técnicas de estudios psicológicos que resultaban irresistibles. Destacando artistas como Max Beckmann y Otto Dix, pintores alemanes que crearon retratos expresionistas magistrales.

Autorretrato de Van Gogh
‚Äď Autorretrato ‚Äď Vicent van Gogh 1889
Fuente: Wikimedia.org, [Public Domain]

Durante este periodo, los artistas abandonaron casi en su totalidad los encargos de la burguesía, para retratar libremente a familiares, amigos, o a ellos mismos, implementando el autorretrato.

Adem√°s, comenzaron a utilizar nuevas t√©cnicas, interes√°ndose por la abstracci√≥n y el arte no figurativo. De esta manera, renovaron y cambiaron el car√°cter del retrato tradicional. Sin embargo, muchos de los artistas estadounidenses contempor√°neos comenzaron a crear retratos m√°s realistas, utilizando el rostro como un punto focal. El ejemplo perfecto de esto, es el cuadro de ‚ÄúMarilyn Monroe‚ÄĚ, pintado por Andy Warhol.

Tipos de retratos pictóricos

Este g√©nero, a evolucionado a lo largo de la historia. Cambiando y renovando sus caracter√≠sticas, perspectivas, t√©cnicas, colores, elementos, etc. Es por ello, que, al ir desarroll√°ndose, muchos artistas han utilizado diferentes t√©cnicas para representar el retrato. Logrando cada vez m√°s realismo y simbolismo, con el pasar de los a√Īos y siglos.

Retrato de perfil

Los retratos de perfil, fueron las primeras manifestaciones del retrato como tal. Apareciendo por primera vez en Egipto, para representar faraones, dioses, gobernantes etc. Sin embargo, estaban un poco alejadas de la realidad, ya que, se representaba al modelo muy estilizados.

Mas tarde, durante la edad media, la perspectiva continuaba siendo plana. Utilizando el perfil en medallas y pinturas dedicadas principalmente a la nobleza o las figuras religiosas.

Retrato medio-perfil

Con la aparición de la técnica de pintura al óleo, algunos pintores, comenzaron a realizar retratos más realistas. Principalmente, fueron los artistas del Norte Europa, quienes tomaron un camino más realista, gracias a que el óleo le permitían esto. Ya que, permite dar pinceladas finas y crear matices que, en la época de la baja edad media, el temple (técnica que se utilizaba antes del óleo) no era muy versátil.

Por esta razón, se abandonó el perfil para optar por el medio perfil, donde el representado miraba directamente al espectador y usualmente sus manos aparecían en la pintura. Además, al utilizar la técnica de pintura al óleo, y optar por esta perspectiva, se conseguía un volumen más realista.

Retrato psicológico

El propósito de este tipo de retratos, generalmente tiene un propósito íntimo. Con esto se busca de darle un significado más allá de la representación física del modelo. Buscando retratar el carácter de una persona, captar sus emociones o hasta su personalidad.

Los maestros de este tipo de retrato, podemos asegurar que fueron Van Dyck, Velázquez y también Rembrandt. Sin embargo, el cuadro de la Mona Lisa, se destaca enormemente por su efecto psicológico.

Autorretrato

El autorretrato surge como un nuevo género que le brinda al pintor tomar conciencia de su propia identidad. Se convierte en el espejo de la personalidad del pintor, y para el artista esto era muy emoción muy intensa, era el contacto directo con ellos mismos.

El proceso se convertía en un momento íntimo, se realizaba con ayuda de un espejo, cruzando la mirada directamente con el pintor. Por eso, algunos artistas se sentían abrumados, debido a que sentían complejos de inferioridad. En especial, los pintores occidentales, quienes se sentían intimidados por los artistas mitológicos de la época romana.

Aunque los primeros autoretratos occidentales aparecieron en el renacimiento, esta técnica cobró mayor importancia tras el periodo clásico.

Deja un comentario