Georg Friedrich Kersting

Pintor alemán. Estudió en la Academia de Arte de Copenhague de 1805 a 1808, tomando como referencia la claridad y el brillo de la escuela danesa.

Georg Friedrich Kersting, que se hizo famoso por sus pinturas interiores, es uno de los principales representantes del romanticismo alemán y del período Biedermeier.

  • Nombre: Georg Friedrich Kersting
  • Profesión: Pintor
  • Nacionalidad: Alemán
  • Fecha de nacimiento: 31 de Octubre de 1785. Güstrow, Alemania.
  • Fallecimiento: 1 de Julio de 1847 en Misnia, Alemania
  • Museos donde puedes ver su obra:Antigua Galería Nacional de Berlín, Galería Nacional de Arte de Karlsruhe
  • Corrientes y estilos: Romanticismo, Romanticismo alemán, Biedermeier
  • Educado en: Real Academia de Bellas Artes de Dinamarca

El artista Georg Friedrich Kersting fue un pintor alemán, destacado como uno de los primeros pitores románticos. Movimiento cultural que se desarrolló a finales del siglo XVIII, y se originó inicialmente en Alemania.

Al formar parte de la primera generación de pintores del romanticismo alemán, su interpretación del mundo y del arte se enfocaba en un aura sentimental. En sus obras lograba captar momentos de intimidad, en ellos realizaba un gran trabajo de iluminación con el que conseguía transmitir muchas emociones.

Dentro de las pinturas de Georg Friedrich Kersting, la iluminación, los efectos de luces, velas, lámparas, etc. Formaban una parte importante de su estilo. Además, estas características aportaban a las escenas un ambiente misterioso y sutil. Un ejemplo de esto, es la obra “Hombre leyendo bajo la luz de una lámpara”

Tras su fallecimiento, en julio de 1847, su obra fue poco valorada y olvidada. Sin embargo, a principios de este siglo se comenzó nuevamente a apreciar la pintura romántica y las obras de Kersting recibieron la apreciación que merecían.

Biografía

El pintor nació en Güstrow, Mecklenburg el 31 de octubre de 1785. Tuvo su formación en la Real Academia de Bellas Artes de Dinamarca, durante los años 1805 y 1808. El mismo año de su graduación se mudó a Dresde.

Allí, rápidamente entabló una estrecha amistad y vínculo con el pintor paisajista Caspar David Friedrich. Quien también, estudió en la misma academia de Copenhague. De la misma manera, mantuvo una buena relaxión con Greifswald y Gerhard von Kügelgen. De los cuales, realizó sus dos primeros retratos de interior.

Estos retratos fueron expuestos en la Academia de Dresde en el año 1811. El siguiente año, en 1812 realizó varias de sus pinturas más reconocidas, tales como “Hombre en el escritorio” y “La bordadora”.

La pintura de La bordadora fue comprada por el Gran Duque Carlos Augusto, duque de Sajonia-Weimar-Eisenach. Gracias al poeta y dramaturgo Goethe, quien logró también otras ventas.

Sin embargo, esto no daba a Kersting para mantener la estabilidad de una familia, por eso en 1818 comienzó a trabajar como director de pintura en la Fábrica de Porcelana de Meissen.

Técnica de Georg Friedrich Kersting

Aunque estuvo trabajando en la fabrica de porcelana, realizando diseños de naturaleza muerta sobre flores. Kersing coninuó pintando los retratos de interiores familiares sobre todo burgueses, dedicados a escenas de la vida cotidiana.

Sus obras, se caracterizan por la utilización de un estilo de iluminación muy limpio, tranquilo, amable y enigmático. Georg Friedrich Kersting, utilizaba un tratamiento de efectos de luces sutiles, con diferentes tipos de focos de luz y enfoques. Por ejemplo, la utilización de velas, lámpara o la luz solar que entra por las ventanas al interior.

Y, aunque las pinturas transmiten un ambiente amable, tranquilo y hasta romántico. También, transmiten un sentimiento de soledad y una visión casi filosófica. Un ejemplo de esto, es el retrato de “Caspar David Friedrich en su estudio”

Obras importantes

Tuvo varias pinturas conocidas, sobre todo las que produjo en los años 1812, obras que ya habíamos mencionado. Estas son algunas de sus obras más importantes:

Decora tu hogar con una obra de Georg Friedrich Kersting

Hombre en el escritorio

Esta obra de Kersting transmite tranquilidad y soledad al mismo tiempo.

Hombre en un escritorio - Georg Friedrich Kersting 1812
– Hombre en un escritorio – Georg Friedrich Kersting 1812
Fuente: Curiator.com. Subida por Suzan Hamer [Public domain]

La pintura trata de un hombre sentado en una habitación frente a un escritorio, justo al lado de la ventada. Que es el foco principal de iluminación.

La luz que entra por la ventana es sutil, tenue. Sin embargo, logra iluminar completamente el interior. La utilización de colores, casi monocromática, es una de las razones por las que, la pintura logra transmitir esta sensación de soledad.

La bordadora

Con esta pintura, Georg Friedrich Kersting, resalta muy bien su estilo romántico. En esta obra, la atmosfera que se transmite es de paz y amabilidad. Claro está, que todo depende de la sensación que reciba el espectador. Sin embargo, la utilización de colores y elementos hacen que se llegue a esa conclusión.

La bordadora - Georg Friedrich Kersting 1817
– La bordadora – Georg Friedrich Kersting 1817
Fuente: Wikimedia.org, [Public domain]

Esta pintura se encuentra en el Museo Nacional de Varsovia (museo polaco). Y es una de las obras más conocidas del artista. Se trata de una mujer sentada con una bordadora frente a la ventana. Qué es el principal foco de luz.

La iluminación entra sutilmente, iluminando sobre todo a la bordadora. Mientras que algunas zonas del interior no están tan iluminadas, haciendo un trabajo de luz y sombra excelente. Por otro lado, los elementos como las flores y los colores hacen de esta una pintura romántica y amena.

Hombre leyendo a la luz de una lámpara

Esta pintura se encuentra en la Fundación Oskar Reinhart de Winterthur, que se trata de la colección de arte recolectada por la familia de Oskar Reinhart. Esta obra, fue realizada al óleo sobre lienzo, con la utilización de una paleta de colores un poco más vivos de los que el pintor solía utilizar.

Hombre leyendo a la luz de una lámpara 1814
– Hombre leyendo a la luz de una lámpara – Georg Friedrich Kersting 1814
Fuente: Wikimedia.org, [Public domain]

El retrato representa a un hombre burgués leyendo un libro, en un estudio, con una lámpara al lado. En esa ocasión, el foco de luz es la lámpara, que siendo la única fuente limínica logra iluminar gran parte de la habitación. La utilización de la luz y la sombra es magistral.

En las paredes se pueden observar la sombra proyectada de la lampara y otros objetos. Esta técnica le da un toque misterioso a la atmosfera de la pintura. También de tranquilidad, soledad y brinda una visión panteísta.

Ante el espejo

En este retrato se representa a una mujer joven, de esbelta figura y con una cabellera muy larga. En el cuadro, la dama se encuentra sujetándo su cabello para hacerse una trenza con la ayuda de un espejo. La iluminación, proviene de la luz solar que entra de las ventanas de la habitación.

Ante el espejo -Kersting 1827
– Ante el espejo – Georg Friedrich Kersting 1827
Fuente: Wikimedia.org, [Public domain]

Los colores son casi monocromáticos, predominando el color verde. Lo que, hace que la pintura transmita un aire refrescante y relajante, al igual que un sentimiento de soledad. Lo que hace, que la utilización del color verde sea una elección adecuada, debido a que la protagonista es una mujer joven.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Georg_Friedrich_Kersting
https://www.artehistoria.com/es/personaje/kersting-georg-friedrich
https://www.reprodart.com/a/kersting-georg-friedrich.html

La imagen principal del artículo corresponde a la obra – Autorretrato – del álbum Carus de 1814.
Fuente: Wikimedia.org, [Public domain]

Deja un comentario