Ilya Repin

“Ahora el juez es el campesino, por lo que es necesario representar sus intereses”

Iliá Yefímovich Repin, 1872.

Pintor prolífico y diverso, Ilya Repin vivió la vorágine de la política y la sociedad rusas a finales del siglo XIX y principios del XX.

Aunque sus temas cubrían muchas áreas, su obra se unifica en la presentación y preservación del mundo cambiante que vio a su alrededor.

Hoy en día es recordado como el primer gran artista ruso en ganar fama en toda Europa, que pintó temas específicamente rusos.

  • Nombre: Iliá Yefímovich Repin
  • Nombre ruso: Илья́ Ефи́мович Ре́пин
  • Profesión: Pintor
  • Nacionalidad: Ruso
  • Fecha de nacimiento: 5 de agosto de 1844, Chugúyev, Ucrania
  • Fallecimiento: 29 de septiembre de 1930, Kuokkala, Finlandia
  • Museos donde puedes ver su obra: Galería Tretiakov, Museo Estatal Ruso, Ateneum, Museo Metropolitano de Arte.
  • Corrientes y estilos: Realismo artístico, Impresionismo, Pintura del Realismo
  • Géneros: Pintura de historia, retrato y escena de género
  • Premios: Caballero de la legión de Honor Rusa

Iliá Yefímovich Repin, nace el 5 de agosto de 1844 en Chugúyev, Ucrania (en su momento era parte Imperio Ruso) y muere el 29 de septiembre de 1930 en Kuokkala, Finlandia. Fue un pintor y escultur ruso.

Siendo uno de los representantes del movimiento artístico de los Intinerantes, sus obras corresponden al realismo. El contenido de las mismas es de tintes psicológicos, exhibiendo gran profundidad en el tema, que no cualquiera ha sido capaz de alcanzar; también desarrolló a fondo el tema de las tensiones sociales de la época.

Su obra fue tomada como un ejemplo por la URSS, y el pintor fue considerado fuente de inspiración para los artistas del realismo socialista.

Biografía

A muy corta edad, Ilya Repin demostró tener grandes cualidades para el arte y se unió como aprendiz de un artista de la localidad a sus 13 años. Fue tal su habilidad y su talento que rápidamente pudo ingresar a realizar estudios en la Academia Imperial de las Artes.

Su primera obra maestra fue «La resurrección de la hija de Jairo» de 1871, con la que resultó ganador de una medalla de oro en un concurso que además le otorgó una beca para iniciar estudios en Europa (específicamente en Italia y Francia), en donde pudo desarrollar mejor todo su talento y recibió influencias de diversos artistas y corrientes.

Su vida en Paris le permitió recibir la influencia de los pintores impresionistas, lo que fue decisivo a la hora de emplear diversas técnicas en sus pinturas, haciendo un uso característico de la luz y el color. Aunque nunca llegó a convertirse en un impresionista, su estilo se asemeja mucho al de los maestros de ese estilo.

Ilya Repin se especializó en el arte del retrato y al mismo tiempo, logró convertirse en uno de los artistas que supo plasmar mejor los acontecimientos históricos que se desenvolvieron en la época, como por ejemplo la caída del Zar Nicolás II y la Rusia Imperial así como también la Revolución Rusa; eventos que le proporcionaron material para el contenido de sus obras.

Hay que destacar que más allá del gran desarrollo estético presente y desarrollado en sus obras, Repin fue capaz de hacer un fiel retrato de la sociedad rusa y de todo lo que implicaba.

Peredvizhniki: El Repin «itinerante»

Para el año 1878, Repin comienza a formar parte de la conocida Sociedad de Exposiciones Itinerantes, que era mejor conocida por el nombre de ‘Itinerantes’ (Peredvizhniki).

Este grupo se caracterizó principalmente por rebelarse en contra del formalismo que implicaba la Academia Imperial de las Artes. Al estar en contra, estos pintores fueron los encargados de organizar sus propias exposiciones a lo largo de todo el país.

Ilya Repin. El maestro del realismo social ruso

Repin comenzó a pintar algunos cuadros que guardaban relación con el movimiento revolucionario ruso poco antes de la muerte del Zar Alejandro II en el año 1881. A nivel político, el artista sentía empatía por la revolución rusa aunque también mantenía una posición crítica ante algunos aspectos.

Por ejemplo, Repin no estaba de acuerdo con la destrucción de símbolos religiosos y culturales, así como tampoco apoyaba del todo a Lenin. Sin embargo, fue tomado como un ícono del socialismo y llegó a pintar diversos retratos a políticos y personajes relacionados a este movimiento político.

Obras más importantes

Aunque la obra de Repin es bastante extensa, a continuación mostraremos algunas de las piezas más importantes:

Iván el terrible y su hijo Iván

La obra más conocida de Ilya Repin es «Iván el terrible y su hijo Iván», pintada en el año 1885 y que actualmente se encuentra en la Galería Tretiakov de Moscú, Rusia. Es una representación de dos figuras masculinas. Una de ellas, es una persona mayor que sostiene en brazos a una más joven.

El hombre joven se encuentra herido con un golpe en la cabeza, propiciado por su padre y es en el rostro de este en donde se puede apreciar el horror de la escena. El resto, corresponde a una habitación desordenada que representa una pelea que desembocó en lo que pareciera ser la muerte del hijo.

Ilya Repin: Ivan el terrible y su hijo Ivan
– Iván el terrible y su hijo Iván – Ilya Repin 1885
Fuente: Wikimedia.org [Public domain]

El trasfondo de esta obra es que representa a Iván IV el terrible, el primer zar del imperio moscovita y a su hijo Iván Ivanovich. Se dice que Iván padre iba a golpear a su esposa embarazada por utilizar vestimenta que consideraba poco ortodoxa y su hijo, para evitarlo se enfrentó a él y recibió este golpe que acabó con su vida.

Repin es capaz de retratar la psicología de Iván el terrible. La iluminación de la pintura tiene un aire a la obra de Rembrandt ya que está centralizada en los dos personajes que la protagoniza. Con este cuadro, el pintor logra una obra histórica pero bastante realista.

Los sirgadores del volga

Repin alcanzó la fama con su obra «Los sirgadores del Volga», un óleo sobre lienzo que representa a once hombres que tiran de una barcaza en el río Volga con una sirga. Se trata de una especie de homenaje a los sirgadores que tenían una labor poco humanizada y digna.

Ilya Repin: Los sirgadores del volga
– Los sirgadores del Volga – Ilya Repin 1870
Fuente: Wikimedia.org [Public domain]

El cuadro fue inspirado durante algunos viajes que Rapin hizo en Rusia siendo joven, retratando así experiencias reales. La obra tuvo una buena recepción y fue alabada por su impresionante realismo y fue un punto de despegue para su carrera. Es considerada su primera obra profesional y recibió muchas críticas tanto positivas como negativas.

Procesión de Pascua en la región de Kursk

Fue pintado durante los años 1880 y 1883, corresponde al realismo y es un óleo sobre tela que actualmente se encuentra expuesto en la Galería Tretiakov, Moscú, Rusia. Este cuadro es considerado un arquetipo del estilo nacional ruso.

La razón de esto, es que se trata de una muestra de las diversas clases sociales y las tensiones que existían entre ellas. El cuadro está pintando en tonos dorados y muestra personas del Kursk caminando con Nuestra Señora de Kursk.

Ilya Repin: Procesión de pascua en la región de kursk
– Procesión de Pascua en la región de Kursk – Ilya Repin 1880 a 1883
Fuente: Wikimedia.org [Public domain]

El clero está representado por un sacerdote; hay terratenientes de provincias; militares a caballo que se encargan de establecer el orden para que los campesinos no se mezclen con otros y también aparecen las clases más pobres. Cada uno de los individuos retratados es parte de un colectivo.

Cosacos zapórogos escribiendo una carta al Sultán

Esta obra también es conocida como «Cosacos de Zaporozhia redactando un manifiesto», fue iniciada en 1878 y culminada en el año 1891. Actualmente se encuentra en el Museo Estatal Ruso de Alejandro III en San Petersburgo.

La pintura representa a una escena de la historia ucraniana en el año 1676 y está basada principalmente en una leyenda en la que los cosacos de Zaporozhia escribieron una carta cargada de improperios al Sultán Mehmed IV del imperio otomano.

Cosacos zapórogos escribiendo una carta al Sultán
– Cosacos zapórogos escribiendo una carta al Sultán – Ilya Repin 1878 a 1891
Fuente: Wikimedia.org [Public domain]

Esta obra tiene la particularidad de que Repin anotó en la parte inferior del cuadro los años de trabajo que le llevó y que además fue adquirida por el zar Alejandro III por una gran suma de dinero equivalente a 35.000 rublos. En su momento, fue la obra mayor pagada por una pintura rusa.

En el cuadro, se puede observar el momento en el que elaboran la carta y al mismo tiempo ríen. Fue una obra que marcó un acontecimiento cultural desde que fue expuesta por primera vez al público, recibiendo múltiples críticas y pasando por toda la aristocracia de Moscú.

Deja un comentario