Escorzo

escorzo

El escorzo es una técnica pictórica utilizada en perspectiva para crear la ilusión de un objeto que retrocede fuertemente en la distancia o el fondo. La ilusión es creada porque el objeto aparece más pequeño de lo que es en realidad, haciéndolo parecer comprimido. Es una excelente manera de maximizar la profundidad y dimensión en las pinturas y dibujos.

El escorzo se aplica a todo lo que se dibuja en perspectiva. Esto incluye edificios, paisajes, objetos de naturaleza muerta y figuras.

Visualizar el escorzo

Un ejemplo conocido de escorzo en el paisaje sería el de un camino largo, recto y llano bordeado de árboles. Las dos orillas de la carretera parecerían moverse una hacia la otra a medida que se alejaran en la distancia. Al mismo tiempo, los árboles parecerían más pequeños y el camino se representaría mucho más corto de lo que sería si subiera una montaña muy alta frente a nosotros.

Lamentación sobre Cristo muerto
Andrea Mantegna 1470 a 1474

El escorzo en un dibujo o pintura de figuras afecta a las proporciones de las extremidades y el cuerpo. Si el artista está pintando a una persona acostada boca arriba con los pies hacia él, pintaría sus pies más grandes que su cabeza para capturar la ilusión de profundidad y tridimensionalidad.

En esencia, el escorzo puede ayudar a crear profundidad y dramatismo en una obra.

El escorzo en el Renacimiento

El uso del escorzo se popularizó durante el Renacimiento. Un buen ejemplo en una figura es «La Lamentación sobre el Cristo muerto» (c. 1490, Pinacoteca di Brera, Milán), del pintor renacentista Andrea Mantegna (1431-1506).

A Supine Male Nude Seen Foreshortened – Joseph Mallord William Turner 1799 a1805

El pecho y las piernas de Cristo son más cortos para transmitir una sensación de profundidad y espacio. Nos atrae y nos hace sentir que estamos al lado de Cristo. Sin embargo, los pies de Cristo vistos en escorzo en realidad habrían aparecido más grandes en esta pose. Mantegna eligió hacer sus pies más pequeños para poder ver y llamar la atención del espectador sobre la cabeza de Cristo.
Lo puedes ver en muchas pinturas famosas

Una vez que aprendes a reconocer el escorzo, comenzarás a verlo en muchas pinturas famosas. Por ejemplo, los frescos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina (1508-1512), están llenos de esta técnica. El artista la usaba a menudo, esto hacía que sus pinturas tuvieran una dimensión tan grande.

Otro ejemplo de escorzo lo encontramos en «A Supine Male Nude, Seen Foreshortened» (c. 1799-1805), de Joseph Mallord William Turner (1775-1851) en la Tate Gallery. Se puede ver que los brazos y el torso en primer plano están comprimidos.

Es una forma sencilla y eficaz de dar a este boceto de tiza sobre papel una profundidad real. Aunque carece de elementos de fondo que nos den una idea de la dimensión, tenemos la sensación de que la figura se extiende desde la escena.