Master_of_the_Monogram_IDM_-_View_of_a_Village_beside_a_River

Perspectiva aérea

También llamada perspectiva atmosférica, la perspectiva aérea es el método para crear la ilusión de profundidad, o recesión, en una pintura o dibujo mediante la modulación del color, para simular los cambios efectuados por la atmósfera sobre los colores de los elemntos vistos a distancia.

Los efectos de la dispersión de la luz en la perspectiva aérea

Aunque el uso de la perspectiva aérea se conoce desde la antigüedad, Leonardo da Vinci utilizó por primera vez el término perspectiva aérea en su Tratado de Pintura, en el que escribió: «Los colores se debilitan en proporción a la distancia que se encuentren de la persona que los mira». Más tarde se descubrió que la presencia en la atmósfera de humedad y de partículas diminutas de polvo y materiales similares provoca una dispersión de la luz al pasar a través de ellos, siendo el grado de dispersión dependiente de la longitud de onda, que corresponde al color, de la luz.

fotografia_perspectiva_aerea
En esta imagen, el efecto de perspectiva aérea se acentúa con una serie de montañas fotografiadas en diferentes planos.

Debido a que la luz de longitud de onda corta (la luz azul) es la que más se dispersa, los colores de todos los objetos oscuros distantes tienden hacia el azul; por ejemplo, las montañas distantes tienen un tono azulado. La luz de longitud de onda larga (la luz roja) es la que menos se dispersa; por lo tanto, los objetos brillantes distantes aparecen más rojos porque parte del azul se dispersa y se pierde de la luz con la que los vemos.

La atmósfera intermedia entre el espectador y, por ejemplo, las montañas lejanas, crea otros efectos visuales que han sido imitados por los pintores paisajistas. La atmósfera hace que las formas distantes tengan bordes y contornos menos nítidos que las formas cercanas al espectador, y que los detalles interiores se suavicen o difuminen de forma similar. Los objetos distantes parecen algo más claros que los objetos de tono similar que están más cerca, y en general los contrastes entre la luz y la sombra parecen menos extremos a grandes distancias.

Todos estos efectos son más evidentes en la base de una montaña que en su cima, ya que la densidad de la atmósfera que interviene en la dispersión de la luz es mayor en elevaciones más bajas.

¿Cómo utilizarla en una pintura?

Teniendo en cuenta estas características, a continuación te presentamos algunos consejos para pintar la recesión y la profundidad:

  • Acércate al color del cielo. Usa el color del cielo para aclarar cualquier objeto a medida que aumentes la distancia. Esto hará que los objetos que retroceden se desdibujen en color y cambien lentamente a azul, o cualquiera que sea el color que hayas escogido para el cielo de tu pintura.
  • Menos detalles. Si un árbol está cerca de nosotros podremos ver todas las arrugas en el tronco y en cada hoja, pero el mismo árbol más lejos aparecerá como una forma simplificada, sin todos los detalles. Los objetos que se retraen pierden sus detalles, y las texturas y detalles de la superficie casi desaparecerán.
  • Contraste de bajo valor. La distancia y la atmósfera hacen que el contraste de valores entre los objetos y entre las partes claras y oscuras del mismo elemento disminuya en comparación con las más cercanas. A medida que un objeto retrocede, las luces y las sombras comienzan a fusionarse.

Ejemplo visual de la perspectiva aérea

Si miras la imagen de abajo, cada línea delimita una forma abstracta.

  • Foto A. Cada forma es coloreada con un tono de rojo comenzando con una sombra oscura en el frente y moviéndose gradualmente a una muy clara. Nuestra mente lo ve y lo «lee» como un paisaje montañoso, aunque sean sólo formas abstractas.
  • Foto B. Invirtiendo la gradación del color, de claro en el frente a oscuro en la parte posterior, se pierde el efecto de paisaje, porque nuestros ojos están acostumbrados a leer paisajes con colores que se desvanecen hacia el horizonte.
    Aunque en raras ocasiones esto podría suceder (es decir, cuando se mira una escena con una luz fuerte y fría que proviene de nuestra espalda), normalmente no apreciamos paisajes con este efecto de iluminación.
ejemplo_de_perspectiva_aerea

La perspectiva aérea a lo largo de la historia

Oplontis_room15
En este fresco mural de Pompeya, la perspectiva aérea se puede apreciar en la difuminación de las columnas en retirada.

Se han encontrado ejemplos de perspectiva aérea en antiguas pinturas murales greco-romanas. Obviamente, se ha perdido mucho arte antiguo. Afortunadamente para nosotros (aunque no tan afortunadamente para los antiguos romanos) un volcán gigante explotó en el 79 d.C. y enterró la ciudad de Pompeya, preservando la mayoria de sus mosaicos y obras de arte. Si miras detenidamente el fresco de la pared de Pompeya. A medida que las columnas se retiran a la distancia, se vuelven ligeramente más azules y menos definidas.

Dai_Jin-Paisaje_en_el_Stilo_de_Yan_Wengui
Paisaje en el stilo de Yan Wengui– Dai Jin, Dinastía Ming Temprana (1368-1644) Una pintura paisajística china que utiliza la «perspectiva atmosférica» para mostrar la recesión en el espacio.

Las técnicas se perdieron en el arte europeo durante la Edad Media y la «Oscuridad» y fueron redescubiertas por los pintores flamencos del siglo XV (como Joachim Patinir), tras lo cual se convirtieron en un elemento estándar en el vocabulario técnico del pintor europeo.

El paisajista británico del siglo XIX J.M.W. Turner hizo, quizás, el uso más audaz y ambicioso de la perspectiva aérea entre los artistas occidentales.

La perspectiva aérea fue utilizada con gran sofisticación y eficacia pictórica por los paisajistas chinos a partir del siglo VIII aproximadamente. En la imagen de la derecha puedes observar la sutileza y el uso de la perspectiva aérea en la pintura a pincel del maestro chino Dai Jin, de principios del siglo XV.

Aunque Dai Jin no trabajaba realmente en color, era capaz de captar la esencia de la perspectiva aérea en los contrastes de la claridad. Los árboles en el frente son oscuros y bien definidos, mientras que los bordes de las montañas se desdibujan hasta el punto de ser invisibles. La pintura paisajística china utilizaba frecuentemente esta técnica para ilustrar la distancia, creando una estética única.